Acualmente en "atrévete a pensar con libertad"

domingo, febrero 11, 2007

MI HIMNO, TU HIMNO, NUESTRO HIMNO.

Al poco de ganar las elecciones se hizo patente la desmemoria histórica de los miembros del partido del Gobierno. Pronto abandonaron la promesa de gobernar sin dar la espalda a la calle, adquiriendo rápidamente la capacidad de no inmutarse, sea cual sea el número de personas que salgan a la calle a protestar por determinada política gubernamental e, incluso sin ruborizarse, mantener – irracionalmente - su postura.

En la última manifestación convocada por el Foro de Ermua se pedía el fin de la negociación con ETA, sin concesiones, y su derrota desde el estado de derecho. Pero, a pesar de que los que pedían algo tan lógico superaban casi en diez veces en número de asistentes a los que participaron en la manifestación de apoyo al Gobierno, lo único que ha transcendido, o se ha querido que transcienda para desviar la atención, es el ficticio conflicto surgido por la terminación del acto con los acordes del himno nacional español.

Basta con ver los amores que muestran continuamente por la segunda república, tanto de palabra como por acción, algunos miembros del partido del gobierno, con nuestro presidente a la cabeza, para entender que se sientan más arropados con la bandera preconstitucional de banda morada y más a gusto con los sones del himno de riego. Pero, de ahí a que,
Diego López Garrido catalogara como insólito, sectario y partidista el uso de un símbolo que es de todos los españoles, es pasarse tres pueblos.

Es muy curioso ver como, cuando les interesa, rebosan patriotismo constitucional los que han permitido que salga adelante, en Cataluña, un estatuto inconstitucional, en su contendido y en su convocatoria; o no hacen nada para reponer la bandera española, la de todos, en los ayuntamientos donde los nacionalistas las han retirado. En fin, ver para creer.

Si a nuestros hijos, en vez de enseñarles una visión inconexa e incompleta de las regiones de España en el colegio, cuando no el odio a su nación, se les educara en el amor a la Patria y a sus símbolos desde la infancia, promoviendo campañas de difusión de la idea de España y de las raíces de nuestra identidad nacional, otro gallo nos cantaría. Porque, en realidad, el problema de España no es el terrorismo, sino el nacionalismo; ETA es sólo la consecuencia de dicho problema.

2 comentarios:

cambiaelmundo dijo...

Bueno, esto está mejor, está claro que los que se pican, ajos comen; ya pasaba en mis tiempos mozos, en que te multaban por exhibir una bandera de España, incluso sin escudos ni nada.

Otra cosa, me parece que ni siquiera has pasado el blog a la nueva versión, así no sirve de nada lo que te he dicho esta noche. Primero tienes que renovarlo, luego vendrá lo de las etiquetas y tal; esto se hace nada más entrar en Blogger, ahí te animan a pasar a la nueva versión. Si te pierdes, podemos vernos cinco minutos en un ordenador.
Ciao.
¿Has podido poner todas las sillitas en su sitio?

cambiaelmundo dijo...

Sale hoy en Ideal (sin el primer párrafo). Tengo la fotocopia.
Felicidades.